fbpx

Merenderos en Barcelona y alrededores

Una interesante opción para grupos que quieren disfrutar de un asado al aire libre pero no tienen un espacio disponible y necesitan un parrillero que les cocine.
Nosotros nos encargamos de la carne, el carbón y el Maestro parrillero para que ustedes se relajen, disfruten del dia, los amigos y la familia, lo cual es el verdadero espíritu del asado, compartir un momento especial junto a los nuestros, sin mayores preocupaciones.

10 Merenderos y zonas con barbacoas en Cataluña

5 zonas de picnic para hacer una calçotada con niños

https://www.timeout.es/barcelona/es/que-hacer/barbacoas-cerca-de-barcelona

http://www.abc.es/catalunya/tops/20150716/abci-picnic-201507161933_1.html

https://www.amigosbarcelona.com/articulo/merenderos-con-barbacoa-cerca-de-barcelona

Todo sobre el asado

Todo sobre el asado es un viaje a lo profundo de la Argentina. El asado es una comida y un ritual. Es primitivo y contemporáneo, salvaje y refinado, un arte y una ciencia. Pocos fenómenos revelan con mayor originalidad y precisión los rasgos esenciales de la identidad nacional. Por primera vez una película le hace frente a esta tradición casi sagrada con una mirada filosa e incorrecta. (FILMAFFINITY)

Cortes de carne argentinos y su equivalencia con los cortes de carnes españolas

equivales de cortes de carne argentina España

Como algunos cortes argentinos no tienen equivalencia española, nos conviene conocer sus denominaciones para, en caso de que no cuenten con un equivalente, sepamos cómo pedirlos.

COSTILLAR
Es la pieza entera, que abarca todas las costillas de la vaca con poca carne. Se lleva entera a la parrilla o a la asadera. Al igual que el vacío, por lo general se encuentra recubierto por una membrana o cuerito que, después de cocido, adquiere una textura crocante y deliciosa.

En España, el equivalente al costillar argentino se conoce como la parte central de la falda.

PALETA
Se consigue al desechar huesos, omóplato y húmero y al cortar el garrón delantero. De su parte central, se obtienen los bifes que asamos a la plancha. También se utiliza para preparar carne picada magra.

El corte de la paleta equivalente en España se llama espaldilla.

BIFE DE CHORIZO
El bife de chorizo pertenece a la costilla sin hueso que se encuentra en la cara externa del lomo del animal. Como antes de cortar los bifes, la carne se separa del hueso, su forma característica es triangular y cilíndrica.

En España se conoce como lomo bajo.

BIFE ANGOSTO
El bife angosto proviene de la parte trasera del animal y lleva adherido el hueso.

El nombre equivalente en España al bife angosto argentino es entrecot.

LOMO
Es el músculo alargado y cónico que se encuentra junto al espinazo y debajo las costillas. Para que el corte resulte tierno, debe realizarse de forma perpendicular a las hebras de la carne. Es un corte apreciado por su ternura y suave sabor.

En España se conoce como solomillo.

CUADRIL
Es un corte de carne sin hueso que se encuentra en la parte baja, externa y transversal al cuarto trasero del animal. Es un músculo alargado que se recorta del cuadril entero. También se conoce como colita de cuadril.

NALGA
La nalga es la primera pieza que se desposta del cuarto trasero. Es la pieza más voluminosa y magra, y no tiene hueso. Por su tamaño, resulta posible cortar grandes rebanadas de carne para luego pasarlas por huevo y empañarlas, y preparar milanesas. La tapita de nalga, que se extrae de la parte superior interna, resulta perfecta para cocinarla al horno.

VACÍO
Corte ubicado en la región lateral del cuarto trasero del animal, entre las costillas falsas y los huecos de las caderas. Es una carne fibrosa y jugosa. Cuando se cocina a la parrilla, se le deja el cuerito o membrana que lo recubre.

MATAMBRE
Corresponde a la capa de carne magra que se encuentra entre el cuero y el costillar de la vaca. Antes de incluirlo a la parrilla, se limpia la grasa gruesa y el sobrante. El matambre es un corte típicamente argentino.

 

El Asado Argentino / Breve historia

Los Argentinos comemos asado porque tenemos vacas y campo. Así de simple. En 1590 Juan de Garay llevó quinientas vacas al río de la plata. Ese medio millar, sumado a algo de ganado sobreviviente de expediciones anteriores -que había quedado abandonado y en estado salvaje- encontró en las pasturas de la pampa húmeda la chance de prosperar. Un ecosistema fértil, donde la vaca no tenía más depredador que el mismísimo humano, hizo que se multiplicaran.

Hacia fines del siglo XVIII

El mismísimo padre de la teoría de la evolución, Charles Darwin, constata, durante su visita al Río de La Plata en 1832, que el consumo de carne es descomunal: “para dominar la ciudad de Buenos Aires, basta con tener el control del abastecimiento de carne”, escribiría. Enamorado de ciertas costumbres gauchescas, admitiría en una carta que “es una vida tan sana, todo el día encima del caballo, comiendo nada más que carne y durmiendo en medio de un viento fresco, que uno se despierta fresco como una alondra”.

En el libro Viaje al Plata 1819-1824, el botánico e ingeniero John Miers entra en detalles culinarios: “Es uno de los procedimientos favoritos de cocinar y se llama asado; de cualquier modo es muy bueno porque la rapidez de la operación evita la pérdida del jugo que queda dentro de la carne. No retiran el espetón del fuego, y a medida que se va asando cada uno corta tajadas o bocados bastante grandes, directamente del trozo. Se ponen en cuclillas alrededor del fuego, cada uno desenvaina el cuchillo que invariablemente lleva encima día y noche, y se sirve a su gusto sin añadirle pan, sal o pimienta. Hicimos una excelente comida con el asado”.

El verdadero asado criollo

En su “Crónica de la gastronomía porteña” el arqueólogo Daniel Schavelzon habla de los cambios en la forma de cortar la carne, cuando a mediados del siglo XIX el serrucho reemplaza al hacha y cuando, por cuestiones de higiene, se empieza a faenar a los animales sobre placas de mármol en vez de sobre su propio cuero o sobre el piso. El consumo estaba determinado en buena medida por las posibilidades de conservación de la carne. La sal era indispensable y donde no había sal, el ají oficiaba de sustituto.

Es el mismo Schavelzon quien logra establecer, tras excavar los pozos de basura coloniales, que no hay parrillas anteriores a 1880, por lo que el fenómeno se le atribuye a los inmigrantes italianos y a sus conventillos.

Carne y fuego, la forma de supervivencia más antigua de la humanidad se convirtió en nuestra tradición alimentaria más arraigada. Una costumbre con no más de 140 años, que desde el comienzo de los tiempos nos pone a la cabeza de los consumidores de carne en todo el mundo.

¿Qué es el chimichurri?

El chimichurri es una salsa de consistencia líquida, muy condimentada y cuyos ingredientes fundamentales son perejil, orégano, ajo, vinagre, aceite, ají molido y un poco de sal. Este es un aderezo típico en Argentina, Paraguay, Uruguay y Chile, y se cree que se originó en estos países. Generalmente es una salsa picante que se utiliza para acompañar las carnes asadas, los choripanes o para marinar pescados y aves;4 también se usa como aderezo de ensaladas.5 Esta salsa tiene la cualidad de realzar el sabor de la carne y se considera que ha contribuido a la fama internacional del asado argentino.

Etimología
La palabra chimichurri es de origen incierto. Una de las teorías afirma que proviene de los británicos que fueron hechos prisioneros tras las Invasiones Inglesas a las colonias españolas del Río de la Plata, a principios del siglo XIX, quienes más tarde se quedarían a residir en el Río de la Plata. De acuerdo a esta versión, los británicos solicitaban el condimento para sus comidas usando una palabra compuesta de vocablos locales, españoles e ingleses (en realidad curry es palabra de la India, aunque al estar desde el s. XVIII y hasta 1947 la mayor parte de la India transformada en una colonia inglesa, la palabra se difundió en el idioma inglés), usando che-mi-curry por “che-mi-salsa” o give me curry por “dame la salsa”.

En un artículo de la revista LNR del diario La Nación de Buenos Aires, Argentina, se refiere la historia de un inmigrante irlandés llamado James McCurry, cuyo nombre en diminutivo, Jimmy, fue castellanizado junto con su apellido como Yimi Churri. Con el objeto de satisfacer su deseo por la entonces inhallable en Argentina salsa Worcestershire, se habría recurrido a los ingredientes disponibles, en combinaciones que devinieron en la hoy conocida como chimichurri.

Sin embargo es difícil que el origen de los nombres populares esté relacionado a un hecho concreto, lo más probable es que simplemente haya sido derivación de antiguas palabras indígenas o españolas ya olvidadas. De hecho un plato típico de República Dominicana, sin ningún parecido con esta salsa y similar a una hamburguesa, se llama chimichurris.