Cortes de Carne de 1era Calidad

Para nuestros eventos solo usamos productos de calidad Premium, de reconocidos proveedores con los cuales trabajamos desde hace mas 15 años.

Los embutidos que servimos, como chorizos, morcillas, butifarras, son elaborados especialmente para nosotros con nuestras recetas artesanas.

Solo de este modo conseguimos asegurar un resultado optimo y saludable en nuestras comidas, conociendo exactamente su procedencia, su certificación y sus condiciones higiénicas, madurez y terneza.

Todo buen asado comienza en una buena carnicería!!!
Cocción a la estaca

La estaca, también conocida cruz, espada o chuza, tiene una historia anterior a la parrilla y hoy es un clásico para fiestas y ocasiones especiales. Después de algunas horas de cocción, la carne queda muy tierna y toma el sabor a la leña que se usa.
Esta es la mínima expresión que puede tener un utensilio para asar y consiste en una varilla metálica, que perforada la carne se expone al calor de la llama permitiendo su cocción. Para un gaucho a caballo en la Pampa, era mas simple transportar una estaca de 60 a 80 cm, que llevar una parrilla o una olla.
Esta costumbre es muy común en el sur de Argentina, en la Patagonia donde la brasa es mas difícil de obtener que la llama, donde la buena madera es escasa y abundan los arbustos o los pajonales.

El “asado a la estaca” se debe definir también como “asado a la llama”, porque la carne se expone sobre un costado del fuego para que por radiación y convección, se cocine la carne sin quemarla. Esta técnica requiere mayores habilidades y más atención que un asado a la parrilla. Resulta más difícil lograr una cocción homogénea.

El punto de cocción más apreciado es “asado a punto”, aunque hay mucha gente que prefiere un punto más avanzado, hasta que la carne se desprende completamente de los huesos.

Disfruta de este tradicional método de asar junto a nosotros!!!
Del fuego a la mesa

La carne es presentada en braseros de mesa, aproximadamente para 6 comensales cada uno.
Esta es la tipica presentación de la tradicional parrillada argentina.
Permitindo que las carnes mantengan su temperatura hasta el momento de comerlas o bien continuar su cocción hasta el punto que prefieran los comensales.